• jfgrmd

El amor y los consejos

José Fernando Gómez Rosales

Yo sé que muchos van a discrepar con este razonamiento y que dirán que vivo en otro planeta. El amor es una sensación de deseo de entregarse a otra persona. No necesariamente entrega física. Entregarse, desear estar junto a esa persona, hablar, oír, mirar, gustar, tocar..., estimular los sentidos con ella. Se motiva por muy diversas causas: admiración, afinidad, belleza, gustos similares, alguna cosa que atraiga del carácter o de la personalidad de esa persona.

Una vez logrado este “enganche”, viene el enamoramiento, los detalles que van haciendo que ese “gusto” se afiance y se vaya introduciendo en el cerebro la “necesidad” de ese amor.

Luego de ello, la pareja se casa, vienen los hijos y el hogar pasa a ser la vida para las personas que lo forman, vienen los problemas, desavenencias, desadaptaciones, dificultades económicas, diferencias de criterio y otros peligros que a veces pueden provocar rupturas que pueden llevar a un fracaso matrimonial.

Si usted se atreve a intervenir en un hogar en crisis, debe tener siempre en mente algunas cosas, a menos que ese haya sido un matrimonio obligado, lo cual no cuenta como matrimonio:

1. Nadie los obligó, fue decisión de él y fue decisión de ella.

2. Algo tuvo que haber para que esa persona haya decidido unirse a la otra, algo que la atraía, que le gustaba de la otra persona.

3. Al haber vivido juntos, ya ha habido varios momentos de intimidad, de palabras cariñosas, de ternura, momentos de alegría juntos, de complicidad, etc.

También hay que tomar los contra de esa relación:

1. No existen dos personas que piensen exactamente igual.

2. No todos reaccionan en forma decente, algunos son más groseros que otros y hay algunos que saben buscar como herir más, pero si vemos hacia atrás, eso no se puede ocultar y con seguridad esa persona lo mostró antes del matrimonio, y si lo aceptaste…

3. Cuando estás enamorado, el amor ciega y pudiste no darte cuenta de la inestabilidad emocional de tu pareja, pero eso es culpa tuya y no de ella.

4. Las circunstancias, el trabajo, las oportunidades, pueden llevar a una falla en uno de los pilares de ese hogar.

5. Cuando se pierde la confianza, todo el hogar se tambalea.

Siempre es bueno tomar una hoja de papel y pedirle a cada uno que escriba en un lado lo que ve de positivo en el otro y en el otro lado, lo negativo. Al valorar los puntos de cada lado veremos si son nuevos o viejos.

No es la parte física de otro ser lo que hace a una persona a ser infiel. Son principalmente las circunstancias, el verse continuamente, afinidad por los gustos. La compatibilidad de caracteres, etc., pero eso también lo hubo con la otra persona y se lo ha dejado que vaya muriendo, casi siempre de lado y lado.

Antes de buscar ayuda, deben ambos reflexionar y pensar en los frutos de ese matrimonio: Sus hijos. ¿No merecen acaso ser felices?

Esas parejas buscan consejo en amigos, parientes, sicólogos, sacerdotes, psiquiatras, etc., y desgraciadamente, muchas veces se acaba en el lado equivocado: en el divorcio o la separación.

La regla de oro para atreverse a aconsejar en un caso de separación entre dos personas, sobre todo si hay hijos de por medio, es: Si no lo puedes solucionar uniéndolos, no te metas. Darle la razón a la persona herida o a la que ya no quiere seguir, es destruir un hogar.

Pocas mujeres he conocido con una inteligencia emocional tan grande como mi madre. En las situaciones difíciles de mi matrimonio, en las cuales yo estaba seguro de tener la razón, siempre se ponía 100% del lado de mi esposa, no dejándome escape y eso me aseguró la felicidad de conservar mi hogar “hasta que la muerte los separe”.

Por otro lado, quien aconseja a una persona que tome en cuenta su orgullo, que no puede ser pisoteada en esa forma, que debe buscar la estabilidad de su relación y abandonar al otro por una falta o infidelidad, es alguien que considera que el matrimonio no tiene ningún valor, cuando el matrimonio debe ser la base de la sociedad.

Dejarse llevar por las sensaciones, por los sentimientos, por los sentidos, viendo una hermosa persona que pasa, sintiendo al bailar un cuerpo agradable entre los brazos, oyendo junto a alguien una canción romántica, mueve a cualquiera hacia la búsqueda de algo más. ¡Somos humanos! Por eso es preferible evitar las oportunidades. Comprendo a Amado Nervo cuando dice: “Pasó con su madre. ¡Qué rara belleza! / ¡Qué rubios cabellos de trigo gazul! / ¡Qué ritmo en el paso! ¡Qué innata realeza! / ¡Qué porte! ¡Qué formas bajo el fino tul! / Pasó con su madre, volvió la cabeza / me clavó muy hondo su mirada azul. / ¡Quedé como en éxtasis! Con febril premura / ¡Síguela! Gritaron cuerpo y alma al par. / Pero tuve miedo de amar con locura, / de abrir mis heridas que suelen sangrar / y no obstante toda mi sed de ternura, / cerrando los ojos, ¡la dejé pasar!”

Es muy difícil que un hombre o una mujer, en cuyo hogar ya el amor se ha vuelto una rutina, ya sea por los problemas de los hijos, de la escuela, el cansancio del trabajo o de la casa, uno de ellos encuentre en el camino, en su trabajo, en el sitio al que asiste por algún motivo, a una persona con la que conversa y siente que se la comprende, que hay empatía en los oídos que la escuchan y no se sienta atraído hacia esa persona. Muchas veces esas personas, cuando tienen respeto por sus hogares, pueden por miedo rechazar un acto simple de cariño, por dar a entender que no sienten nada.

El ser humano es un ser rico en sentimientos y eso lo hace maravilloso. No es sólo la atracción física lo que une a las parejas. Es muy importante dominar ese animal que llevamos por dentro, que nos lleva a hombres y mujeres a la simple atracción física, sentimental o espiritual. El ser humano puede y debe dominar sus instintos. Debe comprender que por encima de sus gustos y deseos debe prevalecer su alma, su espíritu. Si ya formaste un hogar, defiéndelo y respétalo. No des oídos a la gente que te aconseja que vayas por el atajo de la separación o del divorcio. No destruyas el alma de tus hijos. Recuerda que fuimos creados para amar, no para odiar.

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square

© 2012-2020 doctorgomezrosales.com                         

  • w-googleplus

   En paz con Dios, con el mundo y conmigo mismo.