• jfgrmd

Creencias comunes que deben ser eliminadas, porque NO TIENEN NINGUNA BASE CIENTÍFICA

José Fernando Gómez Rosales, MD, FAAP

  1. A la madre que da de lactar se le caen los senos. No tiene sentido creer esto. Más bien le crecen los senos y se la ve más hermosa. Lo que más puede hacer caer los senos es el uso de sostenes apretados o flojos, con varillas, incómodos, o no del tamaño adecuado.

  2. Si se sienta al bebé se le caen los cachetes. Otra creencia absurda. (Pasé cuatro días en época de Navidad, recorriendo dos centros comerciales y no encontré ningún seno ni ningún cachete caído)

  3. Si se sienta al bebe se le hunde el rabo. Siempre sostendré que si eso es así, yo prefiero que se le hunda el rabo a que tenga cola.

  4. Cuando tiene fiebre o está enfermo, no hay que bañarlo. El baño no hace daño, Como insistía el Profesor Dr. Manuel Ignacio Gómez Lince: “Con fiebre, con tos, con gripe y con pulmonía, se debe bañar al niño todos los días”

  5. Es peligroso que lo coja el sereno de la tarde. Se le echa la culpa al frío de la tarde, de que el niño tenga gripe.

  6. El niño está ojeado. El ojo es la enfermedad más común que debe tratar el Pediatra. Cualquier gripe o cuadro viral que se prolonga más de 48 horas, recibe este calificativo. Las piedras a cintas rojas, no lo previenen tampoco. El ojo NO ES UNA ENFERMEDAD.

  7. El aire acondicionado hace daño. El problema del aire acondicionado no es el aire, ni es el frío. Es indudable que tener el cuarto demasiado frio puede ser desagradable, pero no dañino. Lo que tiene de malo el acondicionador de aire, lo mismo que el calentador, es que trabaja secando el ambiente del lugar. No sirve poner agua en el cuarto, pero si se deja abierta la puerta del cuarto, se gasta un poco más de energía eléctrica, y se logra enfriar la habitación sin secar el ambiente, dando menos molestia de mucosas secas.

  8. Es muy común el nevus flammeus en la región de la nuca y/o en la zona periocular en los recién nacidos o lactantes. No tiene importancia y desaparecen sin secuela. Por supuesto que no tiene nada que ver con el picotazo de cigüeña al que se referían en la época del inicio del siglo XIX y que se decía que su presencia indicaba que iba a ser un niño muy travieso y que la cigüeña lo iba picoteando para que se quede quieto (es igual que lo que se dice también de los niños que tienen 2 remolinos de pelo en la cabeza).

  9. En forma relativamente común se pueden presentar hemangiomas en diferentes partes del cuerpo. Si no son muy grandes es mejor no tocarlos. Muchos de estos hemangiomas involucionan e incluso pueden desaparecer, a veces antes del año. Si con el paso de los meses, en vez de involucionar, crecen, es recomendable fotografiarlos con fecha, para poder evaluar su crecimiento, forma y color y decidir si es necesario operarlos

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square

© 2012-2020 doctorgomezrosales.com                         

  • w-googleplus

   En paz con Dios, con el mundo y conmigo mismo.