• jfgrmd

El terrorismo del libertinaje

José Fernando Gómez Rosales

Acabamos de pasar por un acto terrorista impresionante: Un grupo de fanáticos musulmanes, fuertemente armado, entra a las Oficinas de un semanario francés y asesina a todos los que estaban laborando. Ya había antes amenazado con hacerlo, pero el dueño del diario decía que él no tenía recelo de que lo maten, porque no tenía familia.

Todo acto de terrorismo es totalmente injustificado entre seres pensantes. Ni entre animales existe el matar por el placer de hacerlo. No hay nada que pueda justificar una acción violenta. Este tipo de terrorismo debe ser eliminado del planeta.

Aclarando que nada puede justificar este tipo de acción, quiero analizar otro terrorismo que desgraciadamente impera en el mundo y que en sus grados menores, es muy común desde la escuela, lo que conocemos como bullying, que es el abuso del más poderoso sobre otro o sobre otros. El que tiene el poder abusa de los demás, y muchas veces no es necesario ni siquiera tener el poder, sino la osadía de hacerlo. El caso típico del matón del barrio.

Si entramos a la página de Charlie Ebdo, podemos ver la categoría de gráficos que publicaba, denigrando a personajes actuales y pasados, con los que podamos o no estar de acuerdo, a quienes pone en posiciones, por decir lo menos, irreverentes, lo que intentaría justificar lo injustificable de un acto de terrorismo de esa clase.

Toda persona que se cree con el derecho a decidir lo que le conviene a los demás, tenga o no la razón, está atentando contra la libertad. Dictadura es justamente eso. En mayor o menor grado, es el que sea uno el que decida lo que es mejor para los demás.

En el caso del semanario, se creía con derecho a expresarse ridiculizando algo o a alguien que para otros es sagrado, por demostrar que la mayoría está en contra de eso. Se va contra el respeto que debemos tener todos para el pensamiento ajeno. Un “Pancho Jaime” francés. Tu derecho termina donde empieza mi derecho.

Peor es la reacción violenta, que va más allá del “ojo por ojo” y lleva a un atentado terrorista que mata a inocentes y culpables, como tampoco es aceptable tomar la justicia por mano propia o la venganza.

Comprendo, pero es injustificable, la respuesta de impotencia de los musulmanes en su forma violenta de actuar.

El mundo debe alzarse para reclamar contra toda forma de atentado contra la libertad, pero también en contra del abuso del poder que coarta libertades y lleva al libertinaje.

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas