• José Fernando Gómez Rosales

Venezuela y el mundo

Se está repitiendo el magno error mundial que se vivió en 1960, en que el mundo, erradamente actuó en forma timorata ante el derrocamiento del Dictador Fulgencio Batista, por los guerrilleros comandados por Fidel Castro, el Che Guevara y varios más. Batista había abusado de su pueblo y por ello, los cubanos vieron en Castro y sus secuaces, la redención de Cuba. Muy poco duró la alegría. Casi enseguida, ellos comenzaron, con las mismas prácticas que luego se aplicaron en Venezuela y Ecuador: a crear el odio entre grupos, poniendo al que ellos decían que era pueblo, en contra del otro grupo, al que llamaban oligarcas, enemigos de la revolución, imperialistas y cuantos epítetos se puedan inventar. Es decir poner a unos contra otros, destruyendo a la familia, ubicando hermanos contra hermanos, hijos contra padres, amigos contra amigos, poniendo siempre como buenos a los que estaban a favor de la revolución y como enemigos a los demás. Luego comenzaron los ajusticiamientos, mandando al paredón a todo el que se oponía y se instaló el comunismo en Cuba.

Venezuela está viviendo una horrorosa dictadura, que está matando de hambre a su población, la cual carece no sólo de alimentos, sino también de medicinas y artículos básicos, luego de que desmanteló la industria del país y se expropió propiedades y negocios, quitándole al país la capacidad de producir y convirtiéndolo en un comprador de todo. Aparte, la corrupción está a todo nivel, el narcotráfico está en todas las esferas principalmente en las gubernamentales y militares. Gracias a ello, las fuerzas militares se mantienen leales al Gobierno, el cual aparte ha creado a los delincuentes armados que conocen como Colectivos.

El mundo, indignado mira este abuso de la fuerza, pero las Instituciones como la ONU, la OEA y demás, están impotentes para actuar y defender al pueblo venezolano. Los Gobiernos de varios países, han advertido que no reconocerán la Asamblea Constituyente. Vergonzosamente Ecuador está en silencio, dando a entender que está de acuerdo con este crimen, lo mismo que Bolivia, Nicaragua y demás países que van siguiendo el mismo camino (aparentemente Argentina y Brasil están intentando escapar de este infierno de corrupción y engaño).

¿Qué puede pasar? ¿Qué va a pasar? ¡Desgraciadamente, lo peor! Es posible que el pueblo venezolano se vea obligado a iniciar una guerra civil para librarse de este Gobierno que quiere convertirlos en una segunda Cuba. ¿Sin armas, cómo se pueden defender? ¿Cómo pueden defender su libertad? Será una matanza por la impotencia y por la imposición de la autoridad, el poder, las armas y la prepotencia.

¡El mundo tiene que reaccionar! Tenemos que defender a nuestros hermanos venezolanos, y sobre todo, es necesario que el pueblo abra los ojos y se dé cuenta de lo que está ocurriendo. Colombia, con la excusa de acabar con las FARC, las quiere integrar como un partido político, y varios de sus miembros, que desean seguir robando, secuestrando y matando, se pasarán al ELN (que luego será otro partido político) o comenzarán otras fuerzas terroristas. En Ecuador hemos vivido la represión autoritaria, la prepotencia, el insulto que, a Dios gracias, nuestro Presidente actual, repudia. La imposición, la justicia parcializada, la corrupción, la impunidad, son vicios graves que destruyen a una nación.

¿Necesitamos ayudar al pueblo venezolano a armarse y que comience una guerra civil, fratricida? Personalmente creo que ya ha corrido demasiada sangre en las calles de Venezuela. ¡El mundo debe intervenir y parar esta masacre antes de que tengamos otra Cuba!

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente