• José Fernando Gómez Rosales

El dilema y el peligro

Lo peor que se puede hacer, es querer solucionar los problemas sin buscar en una estrategia para asegurar que la solución no sea peor que la enfermedad. Esto requiere abstenerse de prepotencias, PENSAR, estudiar los diferentes pasos y las diferentes alternativas y escoger la que sea una verdadera solución, evitando cualquier mal paso, que haga daño a lo que queremos lograr. En este caso, el fin debe estar por encima de todo, pues lo que se está jugando es algo que queremos lograr,

Esto es así, si lo que deseamos lograr, es lo que en verdad queremos. Si el asunto no es prioritario para mí o para mi grupo, la cosa es diferente. Me ha preocupado mucho la vergüenza que ha pasado nuestro país con el problema de Assange. El Gobierno ecuatoriano (no el Ecuador), hace cinco años y medio, acogió, en su Embajada de Londres al Fundador de Wikileaks, Julián Assange, quien tenía orden de captura internacional por un problema de faldas. Desde entonces el Ecuador lo ha venido cobijando e incluso, ha cometido actos vergonzosos para el país, como cedularlo y hacerlo ecuatoriano rompiendo el reglamento para hacerlo, e incluso intentar meterlo como miembro de la Embajada, lo que, con toda la razón, para vergüenza del país, fue rechazado por Gran Bretaña.

¿Qué razón pudo haber tenido el Gobierno ecuatoriano, o nuestra Ministra de Relaciones Exteriores, para cometer tan grande falla? ¿Hubo presión por parte de Assange para intentar lograr por ese medio su libertad? Él había hablado ya antes, desvelando cosas del Gobierno ecuatoriano de ese tiempo. ¿Amenazó con hablar más si no se lo ayuda?

¡En todo caso, el remedio ha sido peor que la enfermedad! Ahora el Gobierno Británico tiene como exigir la salida de Assange de la Embajada, pues no tiene Visa del Gobierno británico para permanecer en Londres, en su pasaporte ecuatoriano, y aunque él tenga, por ser australiano, la posibilidad de permanecer en Inglaterra, pueden exigirle que, si tiene pasaporte ecuatoriano, salga de la Embajada, pues no tiene ningún cargo allí que justifique su permanencia dentro de ella, y tendrá que salir. No puede estar en terreno ecuatoriano dentro de Londres, con pasaporte ecuatoriano sin VISA, si no es miembro de la Embajada.

No deja de ser una vergüenza internacional para el país esta falla de la Cancillería. Creo que nuestro Presidente debe disculparse ante Gran Bretaña y el mundo por este gravísimo error y sería mejor si cambia a la Ministra de Relaciones Exteriores, al pedir disculpas.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas