• José Fernando Gómez Rosales

La mentira y la deshonestidad

Es imposible, para un hombre honrado, actuar deshonestamente. Hemos vivido una década de mentiras, deshonestidades, de decir una cosa y hacer otra, de venganzas y retaliaciones, una década en la que se ha perseguido, insultado, demandado, apresado y aparentemente hasta matado por lograr mantener una revolución de mentiras, que hasta ahora, por lo que se va descubriendo, ha sido en realidad una robolución, en la cual, los artífices de la mentira, con cinismo sin límite se han llegado hasta a insultar ellos mismos, como cuando una asambleísta de cuyo nombre no quiero acordarme, pedía que los pobres coman pan y los ricos (ella misma, por este gobierno) coman m…..

Me ha dado vergüenza ajena, al conversar con gente humilde, enterarme de las deshonestas mentiras del grupillo que nos ¿gobernó? ¿robó? durante este aciago período. Ellos han luchado para conseguir que la gente pobre vote ¡NO! En la consulta. Yo sé que la mentira es su carta de presentación, pero llegar al cinismo de decir que hay que votar NO, para que no les quiten el bono, ya raya más allá del cinismo. Amenazarlos con eso, es lograr un voto sesgado a favor de ellos.

¿Es que es necesario ser mentiroso para ser político? Todos sabemos que para ser político es necesario prometer, aunque sepamos de antemano que no podremos cumplir con todo lo que ofrecemos. Pero una cosa es prometer y otra, completamente diferente, es mentir descaradamente. La diferencia entre los políticos y los pillos, está justamente en eso, en su forma de actuar. El político trata de cumplir lo que ofreció, no se aleja de los necesitados, se preocupa por mejorar el standard de vida de la población, el verdadero político se preocupa también de la clase media y de la clase media baja, de los que luchan por subir, los que hacen crecer el país, pues, si ellos crecen, crece también el país. En un país tan fértil como el nuestro, todo ser humano que en verdad quiere crecer, puede llegar hasta donde él quiera llegar. El que desee, como los gobiernos populistas han luchado por mantener (para lograr su objetivo), vivir sin trabajar, vivir esperando un bono de pobreza o de viveza, como reciben algunos, es el ser que es más fácil de engañar. Les da pereza informarse de las cosas por sus propios medios y se enteran por el chisme, y ya sabemos que el chisme es la mejor forma de regar falacias y mentiras. Contra ese tipo de mentiras populistas, la verdad siempre quedará corta, pues para la verdad, es necesario pensar, para ver si es o no creíble.

¡El Sí se ha impuesto, pese a todos los engaños y mentiras que han vociferado los de la década robada! ¡Es hora de ir adelante! Como decía el fatídico ex Presidente, ¡PROHIBIDO OLVIDAR! Ahora sí es hora que devuelvan lo robado a las arcas del país, pasen a ser mantenidos en una cárcel, y se respete la decisión de la primera pregunta. ¡No se puede permitir que el ladrón sea acusado o juzgado por sus compañeros de delito! ¡La justicia tiene que ser libre y actuar con libertad y probidad!

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square

© 2012-2020 doctorgomezrosales.com                         

  • w-googleplus

   En paz con Dios, con el mundo y conmigo mismo.