• José Fernando Gómez Rosales

El problema no está en las armas

Se está debatiendo en U.S.A., luego de varios ataques en Escuelas y Colegios en los cuales, incluso estudiantes de los mismos, han llevado armas y han disparado, asesinando a varios alumnos y profesores. La prensa y la sociedad se han disparado contra la National Rifle Association, echándoles a ellos la culpa, porque en ese país, el ciudadano común, por legítima defensa, tiene derecho a tener armas de todo calibre y de todo tipo. La Constitución americana lo permite y este derecho lo tienen los ciudadanos y es parte del derecho a la defensa propia.

Hasta donde conozco, no sé de ninguna arma que se haya disparado sola. Los raros casos de accidentes en los que ha habido muertos, han sido por descuido, por impericia o por irresponsabilidad, cuando se deja, por ejemplo un arma al alcance de niños, etc.

El problema no está en las armas, ni en las balas, y en los casos de las escuelas y colegios, alguien ha accionado las armas, provocando así las muertes. El problema está detrás del arma, en la persona que apunta y dispara. Prohibir la venta de armas no es ni será nunca la solución del problema. Es demasiado ingenuo pensarlo siquiera. El problema está en la venta de las mismas. No se puede poner un arma mortal en manos de un irresponsable, un enajenado mental o un asesino.

Es la falta de una ley que obligue a los vendedores de armas a no vender armas a cualquiera. La persona que compra un arma, tiene la obligación de cuidarla, no sólo para tenerla en buen estado, sino para saber que la tiene en un sitio seguro, donde no va a tomarla cualquier irresponsable, que incluso puede ser un miembro de su familia, al que se le puede escapar un tiro y matar a otro familiar.

El que vende armas, tiene la obligación de pedir certificados psiquiátrico, de buen comportamiento, de no ser un delincuente y otros, antes de entregarle el producto al comprador. Hacerlo sin cumplir estos requisitos, es una irresponsabilidad culpable, la persona que lo hace es cómplice del asesino.

¡La calentura no está en las sábanas! En todos los casos, al investigarlos se ha llegado a lo mismo. El asesino es un desequilibrado, resentido, o alguien que deseaba vengarse. Hay otro tema que debe ser tomado muy en serio, y es el problema de las drogas. La persona bajo el efecto de ellas, pierde la razón y el autodominio y puede cometer un crimen. Sería de desear que las personas que tienen permiso para portar armas, tengan obligada y aleatoriamente que hacerse un examen de drogas, sin saber cuándo le toca.. De otra manera nadie puede responder por lo que pueda pasar. Hay que considerar que esta regulación va a impedir también que ocurran accidentes fatales, dentro de la misma casa.

Con estas regulaciones, se acabaría el problema, pues el arma pertenece a alguien y si esa persona permite que alguien la tome y asesine a otro, él debe responder también por esa muerte.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square

© 2012-2020 doctorgomezrosales.com                         

  • w-googleplus

   En paz con Dios, con el mundo y conmigo mismo.