• José Fernando Gómez Rosales

La moral

El Padre González-Poyatos, S.J., hace varios años, nos dio a un grupo de compañeros, un retiro espiritual ignaciano y uno de los temas de los que trató fue sobre la moral, dándonos la más clara definición y explicación de lo que ocurre con ella.

Él nos decía que la moral es tan fácil de explicar, como ver los colores blanco y negro, si aceptamos que entre ambos hay infinitas tonalidades de grises.

Si consideramos blanco a lo bueno y negro a lo malo y decimos que estamos en el blanco inmaculado y nos mantenemos en él, y en realidad estamos en el blanco, pero ligerísimamente gris y vamos pasando muy lentamente a un tono un poquito más obscuro cada vez, vamos llegando al negro retinto y afirmamos que estamos en el blanco inmaculado, cuando ya es todo lo contrario.

Una pequeña coima, un puesto a un familiar o amigo que está mal económicamente, una recomendación o acto de ayuda a alguien, muchas veces basta para dar el primer paso hacia lo que es un poco más gris. No es que eso sea malo, pero la acción repetida, va llevando a ello. ¿Dónde comienza lo negro? ¡Esa es la pregunta! Y la respuesta va de acuerdo con la moral del que actúa. Hay que diferenciar lealtad de complicidad! No podemos destruir nuestra moral, con la excusa de ser leales. La primera lealtad es con mis principios. Es normal y puede pasarse una acción de ayuda, pero cuando ésta se convierte en un “modus vivendi”, ya pasa a ser complicidad, lo mismo que ocurre si ayudo a alguien y permito que esa persona haga de las suyas y robe al estado, es decir, a todos mis compatriotas. ¡Recomendar incluye responsabilidad! Si yo recomiendo a alguien, me hago cómplice si ésta persona no se comporta en forma decente y honrada y es inconcebible si yo sé de antemano que no va a actuar honradamente.

Da vergüenza ajena ver como actúan ciertos políticos, que no tienen sangre en la cara y aprovechan el puesto para para enriquecer a familiares y amigos. El puesto no debe ser ocupado por mi pariente o amigo, sino por la persona más capacitada para el cargo.

Aparentemente en el Gobierno anterior, por la cantidad de denuncias que han salido a la luz, ha habido una verdadera mafia, en la que los nombramientos fueron hechos con premeditación, alevosía y ventaja, y buscando cubrirse las espaldas, nombrando cómplices y encubridores en los puestos de control, tratando de perennizar la corrupción, es decir, haciendo una verdadera robolución, en forma similar a la de Venezuela o Cuba, que han llevado a estos países a la destrucción y a la miseria.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas