• José Fernando Gómez Rosales

Un estudio sobre sexualidad y perversión

Sexualidad, es el conjunto de características físicas y psicológicas propias de cada sexo. En otra interpretación, se dice que es el conjunto de actividades y comportamientos relacionados con el placer sexual.

Perversión es una anomalía del comportamiento que implica desviación de una tendencia psicológica natural. El concepto es relacionado a veces, en forma automática con la sexualidad.

La psicología se refiere en estos casos, a parafilias. El término filia viene del griego “philos” que podemos traducir como amor o amistad. Se suele usar como sufijo para designar la afición o el gusto intenso por un elemento determinado, que puede ser o no de tipo sexual. Así un “cinéfilo” es una persona que disfruta mucho del cine. El término “filia” se contrapone al de “fobia”, que se utiliza para hacer referencia a miedos o aversiones irracionales. Como las filias, las fobias pueden en ocasiones ser de tipo sexual, como la erotofobia o la genofobia (aversión a las relaciones sexuales) o la medomalacufobia (miedo a perder una erección).

Cuando la conducta sexual tiene matices poco comunes o extraños, la psicología nos las pone como parafilias. Una parafilia es un comportamiento sexual que se aleja de lo que consideramos normal. La fuente del placer no se encuentra en la cópula, sino en alguna otra actividad sin la cual no se funciona sexualmente. Las personas con una parafilia, suelen rechazar tratamiento por considerar que no hacen nada malo. El origen de las parafilias, desde el punto de vista psicoanalítico, puede provenir de un trauma infantil con su respectivo impacto en el inconsciente, traduciéndose después en una práctica neurótica o perversa.

Veamos algunas parafilias: Pedofilia: es la atracción hacia personas menores de edad. Cuando esta atracción se realiza, se pasa a la pederastia, es decir al abuso sexual infantil y ya deja de ser la atracción, y pasa a ser el cometimiento de un delito penado por la ley. Es muy importante que si una persona tiene pedofilia, o alguna otra parafilia, reciba tratamiento para evitar llegar a la pederastia. Fetichismo es el impulso sexual dirigido a un objeto inanimado tangible y manejable. Incluye la podofilia (obsesión por los pies) y retifismo (obsesión por los zapatos). Fetichismo transvestista (vestirse como el sexo opuesto). Coprofilia es la excitación al tocar o jugar con excrementos. Urofilia (lo mismo con la orina). Salirofilia o fetichismo del pañal (el placer de orinar o defecar sobre el otro). Agorafilia o exhibicionismo, atracción por la actividad sexual en lugares públicos. Gerontofilia (preferencia sexual por personas de edad avanzada). Necrofilia, el placer de tener relaciones con cadáveres. Asfixiofilia (obtener placer por la sensación de ahogamiento). Zoofilia o bestialismo (placer por el deseo o sexo con animales). Voyeurismo o escoptofilia, observar personas desnudas o teniendo sexo, la pornografía es una forma de escoptofilia. Xenofilia (preferencia por personas de etnias exóticas o diferentes). Ginandromorfofilia o ginemimetofilia (preferencia por personas transexuales), lo que puede favorecer el estigma o ataque hacia estas personas. Frotteurismo es buscar el roce o contacto físico con otras personas (en buses o sitios de aglomeración de gente), para masturbarse después, Masoquismo, sadismo y sadomasoquismo, y varias más.

Visto en relación con estas parafilias, el lesbianismo, la homosexualidad, la bisexualidad y las otras del grupo GLBTI, son en realidad parafilias que ahora están siendo aceptadas. Concuerdo con la tolerancia, pero considero peligroso que el exceso de tolerancia, nos lleve a aceptar otras parafilias como el sexo con animales, o la misma pedofilia que analizamos más arriba, como normales.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square

© 2012-2020 doctorgomezrosales.com                         

  • w-googleplus

   En paz con Dios, con el mundo y conmigo mismo.