• José Fernando Gómez Rosales

¿Atado de manos?

¡Lo que está ocurriendo en el Ecuador es increíble! Creo en la buena intención del Presidente, pero me temo que está atado de manos y pies. Maniatado y sin poder librarse de sus captores.

La puesta de grillete en vez de cárcel, la sacada del grillete y la fuga de Alvarado, incluso agradeciendo por el buen trato e indicando, para burlarse del Presidente al decir que alguien muy cercano a él ordenó su libertad, indica la seguridad que tienen los correístas de tenerlo dominado totalmente.

Con muy pocos cambios, las mismas caras son las que están en el Gobierno. En todas las investigaciones se cometen “errores” que legalmente plantan las investigaciones, impiden apresar a los acusados o, como en el caso de Alvarado, le permiten escapar.

Muchos ecuatorianos muestran una sed de venganza por la forma en que el anterior Presidente gobernó, insultó y robó, la forma abusiva con la que encarceló y atacó a los que consideraba enemigos. Se sospecha que mandó incluso a secuestrar y a asesinar.

Sin querer, son ellos son los que le están dando la salida a Correa, para que no pueda ser puesto tras las rejas, ya que al atacarlo en esa forma, él alega persecución política y puede defender su libertad ante los tribunales internacionales, que no pueden entrar a revisar las causa ni los documentos nuestros, ya que ellos no son miembros de justicia.

Por otro lado, la forma tímida y suave con la que procede Lenín Moreno, permite pensar que hay rabo de paja, que sus “eneamigos” tienen pruebas en su contra y que lo están amenazando con denunciar como continúan los actos de corrupción, o actos anteriores y exigir muerte cruzada o cualquier otro medio para eliminarlo del poder. El mantener un Gobierno lleno de ex correístas que aún siguen ayudando a defender el correísmo, es una prueba fuerte de que eso es lo que ocurre. Con una Asamblea en la que los Correístas y los ex correístas se siguen uniendo para defender lo anterior, es difícil pensar en forma diferente.

Para completar la debacle, las Fuerzas Armadas fueron diezmadas, corrompidas y destrozadas en estos 11 aciagos años que hemos tenido que vivir. Fueron eliminados todos los superiores, dejando con pocas excepciones, sólo a los que consideraban partidarios y a los comprables.

Queda una esperanza: que así como Correa pensó que Moreno iba a sacrificarse por el grupo, los militares y otros partidarios que Correa pensó que eran negociables, también le den la espalda y se pongan de parte del país.

¡Hay que cambiar la forma! Hay que dejar el odio y la sed de venganza que nos está destruyendo y obrar con prudencia, serenidad y mente fresca, para lograr los resultados que deseamos.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square

© 2012-2020 doctorgomezrosales.com                         

  • w-googleplus

   En paz con Dios, con el mundo y conmigo mismo.