• José Fernando Gómez Rosales

Hablemos del aborto por violación

Uno de los argumentos que usan las feministas, para defender el aborto, es el aborto en los casos de violación. Indudablemente, ¿qué culpa tiene una chica que va por la calle y es asaltada y violada por uno o más criminales y queda en cinta, o una niña que su padre, tío, primo o hermano, la viola y queda en cinta? Son hechos y circunstancias horrendos que nos llevan a reflexionar sobre estas situaciones en que la justicia parece quedar a un lado.

Debemos pensar con la cabeza fría e intentar buscar soluciones para estas atrocidades. Antes de comenzar a hacerlo, es necesario poner algunos puntos sobre las íes. Si la ley que pretenden pasar se pusiera en práctica, el 95% o más de los abortos se invocarían por esta causa. Todas las mujeres que desean abortar, dirán que fueron violadas y la cantidad de juicios por violación, pasarían a ser infinitos. Se entraría en debate tras debate, tratando de justificar el aborto, y los juzgados no podrían dar abasto a tanta demanda. Sería imposible controlar esto.

Tratemos de entender que es un embarazo: En el momento de una relación sexual, consentida o no, en una violación, con unos tragos de más o con drogas, o por la causa que sea, cuando un espermatozoide encuentra al óvulo y logra penetrarlo, de acuerdo con filmaciones, se ha visto que a los pocos segundos de que penetra, hay un reflejo luminoso, y se forma el cigoto o célula germinal, la que se multiplica vertiginosamente y pasa a desarrollarse un nuevo ser humano, completamente diferente a su padre y a su madre, pues sus características genéticas son completamente diferentes, incluso en carácter, forma de ser etc., a las de cualquiera de ellos, tan diferente, como cualquier otro ser humano.

¡Comprendo perfectamente lo que siente una mujer que ha sido violada! Es monstruoso, casi tanto como el asesinato de un ser humano inocente, pero ¿con asesinar a ese niño no nacido, hemos solucionado el problema? Me temo que ¡NO! Debemos buscar pues, una solución más digna, ya que no podemos volver atrás e impedir la violación.

El Gobierno puede arreglar este problema y otro casi tan grave como éste, con una solución. Uno de los problemas más graves que hay, es la dificultad de adoptar. Cuando se logra adoptar a un niño, lo que se entrega es casi un adolescente. Ya se ha perdido el ambiente familiar para esa criatura, que es tan necesario para crear una familia. Considero que el Gobierno, para los casos de violaciones, debería crear Casas Cuna, a donde se pueda hospedar a estas criaturitas, pero AGILITANDO LOS TRÁMITES DE ADOPCIÓN, PARA PODER ENTREGARLOS A SUS NUEVOS PADRES, EN UN LAPSO MÁXIMO DE 3 MESES. En esa forma, se satisface esta necesidad urgente y se evita un asesinato.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square

© 2012-2020 doctorgomezrosales.com                         

  • w-googleplus

   En paz con Dios, con el mundo y conmigo mismo.