• José Fernando Gómez Rosales

¡Nos salimos del límite!

Allá, por los años 80, empezó la epidemia de SIDA y entre las primeras ciudades en ser afectadas estuvo San Francisco. Como San Francisco era la Ciudad con más homosexuales, se comenzó a decir que el SIDA era una enfermedad de homosexuales, drogadictos (porque también ocurría en drogadictos, porque ellos se inyectan y se trasmite por la sangre ya que ellos se inyectan), y creo que Jamaiquinos, porque había varios en las cárceles de New York (donde por la falta de mujeres también había homosexualidad.

Luego, empezaron a aparecer casos en mujeres y se descubrió que no era de sólo de estos grupos, sino que había que investigar más, pues prostitutas empezaron a aparecer con la enfermedad y se descubrió después el agente etiológico y que se trasmitía por sangre y por relaciones sexuales.

¿Por qué entonces, comenzó por ellos? Pues sencillamente porque las relaciones entre homosexuales eran más promiscuas. Generalmente no tenían pareja fija y varios de ellos actuaban como prostitutos, entregándose a varios hombres.

¡El matrimonio exige fidelidad, por el compromiso de los hijos! ¡Es necesario saber quién es el padre de la criatura! Y aquí viene mi pregunta: ¿Han los homosexuales cambiado su rutina de vida? Me parece muy raro, por decir lo menos. ¿Cuál es el motivo entonces de este giro a la fidelidad? Me temo, pues, que debe ser otro el motivo para este cambio. Como no hay hijos, no hay la obligación de fidelidad y pueden ser libres para cambiar de pareja.

¡Creo que van tras algo más! Como ya se ha hablado en las redes sociales, han comenzado a hablar de adopción, y aquí si entramos en otro problema.

Aclaremos: En el Gobierno Nacional, ya se habla de irrespeto a la vida del ser humano. En el Ecuador no hay pena de muerte, pero se está discutiendo sobre el aborto en caso de violación. ¿El niño que está en gestación ha cometido algún delito? ¡Si hubo delito el culpable es el Padre, no el niño! El ser humano, desde la unión del óvulo con el espermatozoide, ya es un ser humano, con alma y espíritu, como se puede comprobar por el destello de luz que se produce al realizarse la unión de las dos células. ¡Al hablar de aborto, estamos hablando de asesinato a un ser humano indefenso, lo que de acuerdo a la constitución, es asesinato y es prohibido y penado! ¿No sería muchísimo más lógico entregar a ese niño en adopción? Si la madre no quiere tenerlo, hay muchos hogares que darían la vida por tener un hijo.

¡El otro derecho que estamos destruyendo es el derecho del niño! El niño adoptado tiene derecho a un hogar con papá y mamá, es decir, tiene el derecho de pertenecer a una familia, donde reciba amor y tenga el ejemplo masculino y femenino, que permita su desarrollo físico, intelectual y psicológico normal. ¡El ser humano, no tiene el derecho de adoptar, porque a mí me viene en gana! ¡Es el derecho del niño el que se debe respetar! ¿Un grupo (no hablemos de minorías) tiene el derecho de cambiar lo establecido y lo lógico, yéndose en contra de los derechos fundamentales del ser humano? ¿Irse en contra de la genética del ser humano? Ya se ha querido destruir al ser humano genéticamente al realizar operaciones de cambio de sexo y legalmente al cambiar la palabra sexo por género. Dentro de poco tendremos mujeres con cáncer de próstata y hombres con cáncer de cuello uterino

Si el Señor Presidente de la República tiene un ápice de moral, de decencia y de inteligencia, debe dar pie atrás inmediatamente a estas peticiones y llevar al país por el sendero de la moral y de la lógica.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square

© 2012-2020 doctorgomezrosales.com                         

  • w-googleplus

   En paz con Dios, con el mundo y conmigo mismo.