• José Fernando Gómez Rosales

Baúl de recuerdos, tesoros y sentimientos

Revisando mi baúl de recuerdos, tesoros y sentimientos, ahora que ha habido tiempo para revisar y tratar de ordenar mis pensamientos, poesías, escritos y papeles viejos, mientras pensaba en los giros que tenemos que dar a nuestras vidas, encontré una poesía que no debe ser muy vieja.

Esta poesía, la recibí por WhatsApp, hace unos pocos años en algún chat, y de acuerdo con lo que pude investigar en Internet, fue publicado originalmente en la hoja parroquial de un Pueblo de Castellón de donde la adquirió Actuall, un grupo que hace publicaciones en Internet.

Viendo el rumbo que estaba tomando el mundo, la guardé como una joya, pensando en que, al tener tiempo, podría presentarla a mi nietos (y quizás también a mis hijos), como una advertencia sobre el rumbo que estaba tomando el mundo y el peligro, para las futuras generaciones, si no teníamos un cambio en el exceso de tolerancia que hemos tenido las personas que todavía creemos en un mundo digno, de respeto mutuo, de moral, de honestidad, con valores intrínsecos basados en las virtudes, el amor con respeto a nuestros semejantes y a nosotros mismos, defendiendo los Principios que deben ser nuestra razón y forma de vida. Creo que llegó el momento de presentarla.

Analicemos esta poesía que considero un reclamo frontal al rumbo que estaba tomando el mundo:

Romance de alumno de escuela moderna y avanzada

Pablo González

Papá, por favor escucha:

pásame a un cole normal,

que este colegio de ahora,

me está empezando a asustar.

Me dicen que lo moderno

es ser experimental,

que lo único importante

siempre es la diversidad,

con libertad creativa

y con autonomía moral.

(y si el maestro lo dice,

tendrá que ser la verdad).

De los niños de mi clase

no hay dos que sean igual,

porque aquí los profes quieren

mucha originalidad:

A Juan, le gustan las niñas,

igual que a ti, mi mamá,

a Curro, niñas y niños,

para mayor variedad.

A Pedro, sólo los niños

que al fútbol saben jugar,

Vicente no se decide,

prefiere experimentar.

Mery tiene dos espíritus

en lucha trascendental,

Estela quiere operarse

y ser, por fin, como Juan;

Quique dice muy contento

que él siempre está más allá

de los roles que ha creado

la sociedad patriarcal.

Papá, por favor, escucha,

llévame a un cole normal.

Yago, además de su padre,

tiene también dos mamás

y Javi cada semana,

estrena un nuevo papá.

A Jennifer la ha criado

una comuna ilegal

y no conoce a su padre

ni a su madre, ¡qué más da!

El padre de Alba se llama

Insemin artificial

porque su madre pensaba

que así, se iba a realizar.

Hay familias numerosas

como la de Mari Paz,

porque suman 4 hermanos:

ella, dos gatos y un can

y según dicen sus padres,

quieren a todos igual.

Joaquín es niño probeta

y cuando se va a acostar,

le da siempre un par de besos

a su tubo de cristal,

porque sus padres trabajan

día y noche sin parar.

Yo los quiero mucho a todos,

como amigos de verdad,

pero me siento muy raro,

por tener papá y mamá.

Los otros niños se ríen

hasta que me hacen llorar

y dicen que somos pobres

y no podemos pagar

un divorcio en condiciones

como lo hacen los demás.

Otros piensan que es un virus

que se puede contagiar

y que los Médicos llaman

“Familia Tradicional”.

Papá, por favor, escucha:

Llévame a un Cole normal,

porque en este no me dejan

estar, ni vivir en paz

y en cuanto abro la boca,

siempre termino fatal:

pues si le respondo al profe

que algo está bien, o está mal,

o defiendo al matrimonio

que no sea homosexual,

hablo de amor para siempre,

respeto y felicidad,

o pienso que mis hermanos

valen más que un animal,

me castigan por “listillo”

y por ser tan radical.

Papá: Por favor, escucha,

cámbiame a un cole normal,

que aquí lo raro es la norma

y no existe la verdad.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente