• José Fernando Gómez Rosales

Cosas que están mal

Alecksey Mosquera, ex ministro de electricidad del Expresidente Rafael Correa, ya está libre, desde el 31 de julio. Recibió solamente un millón de dólares de Odebrecht, cuando aún era funcionario público. Recibió el dinero creando Empresas en Paraísos fiscales y cuentas en Andorra para mover el dinero ilícito. En abril cumplió el 60% de la condena, lo que le permite acceder al régimen semiabierto.

Me parece un excelente negocio. Recibo un millón de dólares, sin tener que pagar ni siquiera impuesto a la renta, pasó una temporada alimentado gratis por el Gobierno y quedó en libertad con un millón de dólares en el bolsillo.

Hasta ahora, pese a que, de acuerdo a las pruebas, se ha demostrado el atraco de cientos o miles de millones de dólares, contando solamente las obras no construidas, sin tomar en cuenta las mal hechas, los sobreprecios, coimas, etc., y ya conocemos quienes fueron los autores, los condenados, huidos y los otros que siguen libres por el tortuguismo burocrático de la justicia, tratando de darles más tiempo para que huyan, o ya dejándolos libres como a Alecksey, para que salgan a disfrutar lo robado.

¿Es que el dinero que se roban, sin que haya sido contabilizado, ya se considera perdido? ¿Ya no pertenece a nadie? ¿O es que si se lo robó ya es de él? ¿Qué clase de justicia tenemos en el país? ¿De qué sirven los juicios, si no se va a recuperar nada? ¿Sólo para darles de comer gratis un tiempo? La esperanza, al menos la que yo tenía, era que se pueda recuperar lo robado, y que eso le daría al Estado, algo de solvencia para aliviar la crisis provocada por la mafia que nos ha gobernado.

¡Lo que más asusta es el epílogo! Ya el tío de Glas, Ricardo Rivera, el que arregló con José Santos, apoderado de Odebrecht el pago de un “peaje” de entre el 1% y el 1,3% (para mi solito), de TODOS LOS CONTRATOS firmados con la Empresa en el área de sectores estratégicos, sin siquiera ser parte del Gobierno, sólo como intermediario, está tramitando, al cumplir el 60% de su condena de 5 años, también su prelibertad.

Tal parece que los pocos pececillos capturados en las agujereadas redes de la justicia ecuatoriana quedarán libres antes de que terminen los tres lustros robados.

Parece que en el Ecuador las leyes fueron hechas para defender al ladrón, al delincuente, al asaltante, al pillo, al deshonesto.

Generoso regalo que nos dejó la “Robolución ciudadana”.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square

© 2012-2020 doctorgomezrosales.com                         

  • w-googleplus

   En paz con Dios, con el mundo y conmigo mismo.