• José Fernando Gómez Rosales

Copiar lo racional

Hace ya algunos años, por el inmenso volumen de automotores y por la estrechez de sus calles el Municipio de Quito se vio obligado a usar el régimen pico/placa, para limitar la cantidad de autos que circulaban por la Ciudad.

Ahora, con la pandemia de coronavirus, el país decidió copiar el sistema para en esa forma obligar a las personas a salir menos.

Ya hace unos 2 meses pasamos a semáforo amarillo y con sus bajas y altas, con sus responsabilidades e irresponsabilidades algo de control se ha logrado en el respeto al uso de mascarillas, el lavado de manos con agua y jabón y el guardar la distancia.

Vivo en Samborondón de modo que no he tenido problemas para nada, pero he visto en las redes sociales, la cantidad de personas multadas por no respetar el uso de placas pares e impares, en Guayaquil. No creo que esto sea un negociado de la Alcaldesa para colectar dinero, y creo que es necesario explicar mi criterio para comprender el porqué lo digo.

Quito es una ciudad de calles estrechas y pese a tener mucho menos habitantes que Guayaquil, tiene muchos más carros. Razón? La burocracia! Lo que indica mayor poder económico y más población flotante. En Quito, el pico/placa es imperativo porque con la cantidad de vehículos y las calles, no se puede circular.

En Samborondon no tenemos problema y el Alcalde con buen criterio, permite da circulación de todos los autos, lo que no sucede el Guayaquil, que siendo similar a Samborondon, se está multando por rodar con placa que no corresponde. Eso significa una multa de $ 200,00 por cada carro. Ya estando en semáforo amarillo, me parece absurdo continuar con la restricción. La justifico en Quito, por el tránsito (el problema es anterior a la pandemia).

Creo que Cynthia debe rever esta multa y actuar con sinderesis

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square

© 2012-2020 doctorgomezrosales.com                         

  • w-googleplus

   En paz con Dios, con el mundo y conmigo mismo.