• José Fernando Gómez Rosales

¿Por qué no existen los derechos humanos?

Simplemente, porque es imposible que existan derechos, si no hay de contraparte, obligaciones.

Los derechos humanos son una funda de deseos muy bonitos y deseables, que deberían ser la aspiración de todos los pueblos del mundo. Imagínense vivir en un planeta donde todos los seres humanos nos respetemos mutuamente y respetemos las normas y tradiciones, que nadie pueda pisotear tus sueños y tus ideas y que al mismo tiempo, tú respetes los sueños y las ideas de los demás.

Al autor de los Derechos humanos, se le olvidó la retribución de los Derechos Humanos. Por eso vemos en el mundo como abusadores y esclavizadores, mantienen a los más débiles, oprimidos, viviendo en la miseria, muriéndose de hambre, mientras ellos viven opulentamente riéndose de las necesidades de los demás.

Miremos los abusos y la forma como se iniciaron los problemas en Cuba, en Nicaragua, en Venezuela, en China. Todos emplearon el mismo sistema: ¡Eliminar la oposición! Paredón, o cualquier otro sistema similar. ¡Si el que se opone está muerto, no hay oposición! Recordemos los asesinatos en serie de la Revolución bolchevique. ¿Ha habido exterminio humano más salvaje, que ese y el sistema chino? Todo sistema totalitario se ha iniciado así. Lo hemos vivido en miles de formas. La misma Revolución francesa, (Libertad, Igualdad, Fraternidad), terminó decapitando a los mismos dirigentes de la revolución.

Los Derechos humanos no pueden funcionar por un motivo simple y claro: Mientras no haya obligación de cumplimiento del grande para el chico también, el grande o el poderoso, aplasta al más débil o al más chico y las autoridades miran para otro lado, mientras el más cínico, es más abusador, el más cruel termina aprovechando y llevándose todo. El que reclame, terminará bajo tierra. No tiene otra opción.

Si en algún momento el mundo se decide a cambiar, tendremos que comenzar exigiendo que los Derechos Humanos se le exijan también al que los pide, que él también respete los derechos de los demás. Dejemos de pensar en utopías de derechos humanos para asesinos, que no tienen empacho en matarte o en robarte y luego piden que no los toquen. ¡Estas hipocresías son las que tienen al mundo como está! Los derechos deben ser iguales para todos, pero también todos tenemos la obligación de respetar los derechos de los demás. La persona que no respeta los derechos humanos de los demás, está pidiendo que no se respeten sus derechos.

Sin obligaciones, no puede haber derechos humanos. Ya vemos cómo en Nicaragua piden prisión perpetua para los opuestos al régimen. Es una forma sencilla de decir que nadie tiene derecho a pensar diferente. Menos mal, que no hablan de pena de muerte.

Desgraciadamente, el egoísmo humano, la vanidad, el orgullo, el creerse más que los demás y el pensar que porque soy yo, debo tener la mejor tajada, o incluso por eso, debo ser dueño del pastel, el afán de competitividad y la prepotencia, nublan tanto la vista, que impide que el hombre piense, como ser racional que es, que en este mundo vivimos y que si no nos respetamos mutuamente, estamos condenados a desaparecer.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas