• José Fernando Gómez Rosales

¡Fue sin querer, queriendo!

El cinismo que se vive en el Ecuador excede toda casualidad y coincidencia. Cada vez que una rata es enjuiciada, mientras se tramita el juicio, y pasan todas las pruebas, ellas siguen tranquilas, cuando vienen las sentencias y pasan las instancias, ya va viendo por donde va a ser la salida, para huir del país. Algunas ratas, más miedosas se mantienen recibiendo sueldos de Asambleístas, con la venia del Gobierno, mientras disfrutan del aire de México. Reciben puntualmente su sueldo, pero no asisten a sus puestos de trabajo, porque tienen miedo que los juicios contra ellas continúen y puedan cogerlas presas. No me extrañaría que también pretendan ser reelectas, porque nuestro país es un país que protege a los delincuentes.

El cinismo de los delincuentes permite que las personas que están siendo enjuiciadas, puedan tener inmunidad porque están de candidatos, y como todavía no se ha probado su culpabilidad, puede ser candidato y hasta ser electo, como lo hizo Ratacristina en Argentina y como casi lo logra Ratael aquí.

No es posible que sigamos con esta espada de Damocles sobre nuestras cabezas. ¿No hay ecuatorianos decentes? Si alguien está cuestionado, mientras lo esté, no puede ser candidato, pero que usen este artificio para lograr inmunidad, es patente de corso para la pillería. No van a faltar candidatos si los cuestionados no tercian. Parece que no existe gente decente en el país, con esta disposición.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square