• José Fernando Gómez Rosales

INH

EL instituto Nacional de Higiene “Leopoldo Izquieta Pérez”, desapareció por el criminal atentado del ex-Presidente Rafael Correa Delgado, para poder manipular los permisos sanitarios de los laboratorios de su adorada ñaña y otros similares, ya que los requisitos para los permisos sanitarios no eran comprables, lo que hacía imposible registrar los productos que venían con cápsulas vacías, como se pasaron por Whats’Up hace algún tiempo y otros más, de dudosa procedencia.

El Instituto Nacional de Higiene, tuvo su nombre muy bien ganado, gracias a la seriedad y honestidad con que fue siempre administrado. Era en verdad un obstáculo para un Gobierno que quería hacer las cosas siempre por el lado torcido.

Por ese motivo, era un estorbo para un Gobierno con esas miras. La honestidad no era el camino para ellos y por eso lo eliminaron. Por eso los Médicos y los Hospitales, nos desesperábamos con remedios registrados, que tenían que repetirse las dosis porque aparentemente no actuaban. Hubo muchas quejas en este aspecto, en los Hospitales, sobre todo en quirófanos.

Ojalá que el Gobierno actual se sensibilice con el pueblo ecuatoriano y le de vida nuevamente al Instituto Nacional de Higiene “Leopoldo Izquieta Pérez”, permitiendo que las vacunas que fabricaba el Instituto que eran de la mejor calidad, vuelvan a producirse, que los controles de calidad de medicinas y otros productos vuelvan a defender a nuestros compatriotas y que el servicio que prestaba a la ciudadanía con los exámenes y demás servicios, vuelvan a ser una realidad en el país.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente