• José Fernando Gómez Rosales

De tal palo, tal astilla

¡El debate lo demostró! Por más que el oponente le decía (y lo repetía a cada rato), “Andrés, no mientas otra vez”, el candidato Arauz imitó lo que le enseñó su padre político, Rafael Vicente, el que miente por cada diente. Parece que el socialismo del siglo XXI, es basado en la mentira. El problema que tuvo el expresidente, fue la “verborragia”: Así como no puede dejar de hablar, tiene una incontinencia de mentiras. Se le escapan aún sin darse cuenta. ¿Quieren otras pruebas? Hablemos de Maduro, Chávez, Cristina. Vean como han desbaratado Venezuela y Argentina, países multimillonarios que han desfalcado y han dejado a sus habitantes en la pobreza, lo mismo que pretendió hacer Correa con nuestro país, y lo hubiera logrado si no le daba un ataque de arrepentimiento al sucesor que nos impuso robando las elecciones. ¡Fernández está loco! Él pensó que iba a entrar al lleve, y Cristina y su difunto esposo, le han dejado tan poco, que está desesperado. El socialismo del siglo XXI es una sarta de mentiras para engañar al pueblo. Lo único que reparte es pobreza, odio, resentimientos y amargura. Se ilusiona al pueblo y al grupo de cabecillas, de los que sólo unos pocos llegan a saborear la teta, porque no alcanzaría ningún dinero, pues todos los que suben, llegan con angurria. A los más sabidos, les permiten enriquecerse por medio de coimas, arreglos, etc., mientras ellos se cargan con los millones, como lo hizo Abdalá en su gobierno (repetido después por el correísmo, que nos ha saqueado durante tres lustros). ¿La prueba? La respuesta es muy simple: ¿Cuál de ellos tenía donde caerse muerto, antes de entrar en la política? ¿Cuánto tienen ahora? Los que cantaban las canciones de Quilapayun (cuando querrá el dios del cielo, que la tortilla se vuelva, que los pobres coman pan y los ricos, mierda, mierda), si eso sucediera, estarían empachados de comer tanta m…... Volviendo al palo del que salió la astilla, uno de los puntos que más me molestó, es que el candidato que quiere imponernos el tiranuelo, Correa, no se sepa ni siquiera el Himno Nacional del Ecuador, hecho que la prensa destacó una vez y por vergüenza no lo ha vuelto a comentar. Para demostrar la falta de capacidad intelectual, basta ver que lo único que pudo sacar en contra del que barrió en el debate, fue lo referente a su trabajo anterior y que ya ha sido probado, ¡y durante el Gobierno de Correa!, que su trabajo fue íntegro y honesto. Para la información de Arauz (creo que su retardo es grave), Lasso ya no es Banquero, se retiró hace algunos años. jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas