• José Fernando Gómez Rosales

El caso 0

Estaba escribiendo este artículo, y a Dios gracias apareció, luego de algunos días el dato. Vale la pena, de todos modos, hablar sobre el tema. Me preocupa sobremanera el caso 0 ecuatoriano, de la cepa brasileña. El Gobierno y las autoridades han hablado muchísimo sobre el caso, del que no indican ni su edad, ni dónde adquirió el virus de esta variante. Sólo hablan de que el paciente está grave, incubado y luchando por su vida. ¡No indican dónde adquirió el virus! ¿De dónde ingresó al país? Esto es muy importante, porque si el paciente no ha entrado al país trayendo el virus de otra parte, puede ser una cepa ecuatoriana, con una variedad igual a la brasileña y puede ser el primer caso del virus, de cepa ecuatoriana, igual a la cepa brasileña, que, por lo que se ve en este paciente, indica que puede ser incluso más agresiva que la brasileña, por los síntomas. Ha habido una fiesta clandestina, a la que asistieron algunos brasileños, en la que estuvo presente el paciente (en marzo). Esto estaría indicando, que el virus está mutando y cambiando y que estos cambios se van a seguir produciendo. Hay que estar alertas, porque en cualquier momento, puede el virus mutar y aparecer una cepa más grave. Creo que es obligatorio que se informe a la ciudadanía la realidad. Es tremendamente importante que la gente comprenda que esta infección no es un juego. Hay que también chequear si las vacunas actúan sobre estas cepas mutantes, porque a lo mejor se empiezan a producir casos en personas vacunadas (ya conozco algunos casos de personas con COVID-19 pocos días después de recibir la vacuna. Valga la pena comentarlo. Luego de ver el origen de las vacunas, racionalmente, preferiría las vacunas chinas, porque son hechas con el sistema ya conocido de virus atenuado, pero los mismos fabricantes advierten que la vacuna es aún menos efectiva de lo anunciado (50%). Es decir aparentemente no sirve. La verdad es que todo lo que se habla de las vacunas (todas incluidas), es teoría. Nadie sabe nada en realidad. Son puras teorías, incluso lo de la trombosis. Desgraciadamente la globalización de la información y el pánico hacen que la gente (incluso los científicos), quieran adelantar teorías sobre algo de lo que aún ¡NO SABEMOS NADA! La facilidad de la comunicación actual, hace más daño que bien, porque fomenta el pánico y la incertidumbre. Lo único que es real, es la prevención racional: Lavado frecuente de manos con agua y jabón, mascarilla y distanciamiento social. Desgraciadamente los humanos no entendemos eso de evitar aglomeraciones. La curiosidad mató al gato, y mata muchos humanos también. Aprendamos a respetar órdenes, hagamos caso y salvemos nuestras vidas. ¡Nadie piense que porque está vacunado ya no corre peligro! jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square