• José Fernando Gómez Rosales

¿Estamos perdiendo la cabeza?

¡Con lo de la nueva variante del coronavirus, parece que es así! Sin saber qué hacer, las autoridades están largando disposiciones, algunas disparatadas, para defenderse, ¿de qué? ¿Hay alguna diferencia entre las dos cepas, aparte del mayor contagio? ¿Hay algún tratamiento diferente para la nueva cepa? ¡Me temo que estamos haciendo olas en una piscina! ¡Sembrar pánico es lo peor que se puede hacer! Lo único que hace es aumentar el riesgo y la ansiedad. Ya los que se están cuidando, lo están haciendo y los que no lo han hecho no lo harán hasta que caigan enfermos. Querer mover a la gente, por medio del pánico, es lo peor que podemos hacer. La ridiculez de exigir a la gente votar por número final de la cédula es una actuación infantil y tonta. Hay que ser más cuidadosos, completamente de acuerdo, pero que yo sepa, aparte de la mayor contagiosidad, no hay diferencia entre las cepas, ni de tratamiento, ni de gravedad. El pánico, el temor, la ansiedad, sí son problemas que pueden agravar la enfermedad. Cuidémonos de estos síntomas que sí agravan el cuadro. ¡El mejor preventivo para cualquier enfermedad es una mente positiva! Si piensas que vas a morir, morirás, piensas que lo vas a superar, lo superarás. ¡El dejarse vencer por la enfermedad, es la peor manera de morir! Es absurdo volver atrás, con restricciones, que ya se ha probado que no sirven de nada (restricción por placas, etc.). La enfermedad, la cepa, es problema de las autoridades sanitarias. No es tema que deba preocupar a la población, y la población, aparte de cuidarse, no puede hacer nada más. Ya sabemos que la cepa ya llegó al Ecuador. Hay que extremar los cuidados y seguir aplicando los tres Ítems de cuidado: LAVADO DE MANOS CON AGUA Y JABÓN, MASCARILLA Y DISTANCIA. ¡Punto! jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente