• José Fernando Gómez Rosales

Fue sin querer, queriendo

¡Dios sabe cómo hace las cosas!, y aprovecha siempre para darle a su pueblo amado sus mensajes. Ecuador es un país consagrado al Corazón de Jesús, y Dios no podía abandonarlo. ¡Terminó Semana Santa! El siguiente domingo, día de las elecciones (el pueblo ecuatoriano es mayormente católico), por coincidencia o por mensaje divino, es conocido como el domingo de la misericordia. ¡Porque gracias a la Resurrección de Cristo, se salvó la humanidad! Y este domingo, 11 de abril, para Ecuador, será el domingo en que, la misericordia de Dios librará al país, de la corrupción, la podredumbre, la asquerosa mano negra del narco tráfico, unido con la más horrenda banda de asaltantes de cuello blanco que ha intentado destruir al Ecuador. Sólo espero que el pueblo ecuatoriano haya aprendido la lección divina y piense en ellos mismos, en sus familias, en la alegría de ser libres y no encadenados por la corrupción, las drogas y el socialismo, que destruyen la familia, el país, al ser humano y lo convierte en esclavo de un grupo de delincuentes insaciables, que buscan enriquecerse, como lo han hecho, durante estos casi 15 años de insultos, atropellos, injusticias, asesinatos, drogadicción, robos impunes, violaciones, secuestros y asesinatos. Este domingo de la misericordia del Señor, será el inicio de un nuevo Ecuador. Espero que las autoridades electas, se den cuenta que estaremos comenzando un nuevo Ecuador, y los asambleístas, colaboren para sacar adelante al país. Ecuador es un pueblo cristiano, que cree en Dios, y que interpreta correctamente las palabras del hijo de Dios, Jesucristo. El país, tan amado por Dios, se verá libre de toda esa carga de odio, venganza, insultos, persecuciones, asesinatos, carteles, fomento de todos los vicios y corrupciones, que esta revolución de venganza, envidia, robo e injusticias quiso sembrar en el país. jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square

© 2012-2020 doctorgomezrosales.com                         

  • w-googleplus

   En paz con Dios, con el mundo y conmigo mismo.