• José Fernando Gómez Rosales

¡Hambre!

Este es el verdadero motivo! La Asamblea no destituyó a la Ministra de lo Interior por el juicio. ¡Lo hizo por hambre!

En verdad la política de nuestro país, no da pena. ¡Da asco! Analicemos la situación: Tuvimos un intento de golpe de Estado fallido en Octubre del año pasado. En ese intento, se asaltó y se incendió la Contraloría, se destruyó la Capital, se tuvo en zozobra a la ciudadanía, se arrestó a muchas personas, entre ellos principalmente a los que quemaron la Contraloría y destruyeron la Ciudad. Pero con el pánico que le tiene el Gobierno a los revoltosos, inmediatamente (posiblemente por orden, en contubernio con la misma mafia que sigue entronada), se los dejó en libertad, sin siquiera anotar sus nombres en un claro ejemplo de que seguimos con la misma mafia entronizada (poco faltó para que el Gobierno les pida disculpas).

¿Quién ha pagado la reconstrucción de la Contraloría y de la Capital? El pueblo ecuatoriano. ¿Quién fue culpable? ¡Yo no fui! ¡Fue Teté!, ¡pégale, pégale que ella fue!... ¡pero los Asambleístas le tenían hambre y tenían que comérsela!

En relación con el reparto de los Hospitales, ¿Con quién fue el arreglo? ¡De ella, con los mismos Asambleístas! Los bomberos no se pisan la manguera entre ellos. ¡Si hubo reclamos, fue por mal reparto! Hubo un par de sapos vivos que quisieron demasiado para ellos.

¿Solución? “¡Destituyan a la Romo!” ¡Hagan un poco de ruido y aquí no ha pasado nada! Nadie reclama, todos libres, felices, contentos, y con los bolsillos llenos de dólares, todos, incluso los familiares de los políticos viejos, que entraron al reparto.

Veo, con temor, que parece que ya está tan corrompido todo, que no sé cómo vamos a llegar a las elecciones. ¡Vamos a escoger quien nos va a robar! Hay un grupo de personas desaforadas, desesperadas por meter mano en las arcas del Gobierno, que tratan de ser candidatos por la vía que sea (en realidad, hay algunos que legalmente no son candidatos, porque no se inscribieron a tiempo,.. pero como santa Atamaint hace milagros, terciarán por las elecciones y hay otros que no ofrecieron lo suficiente para seguir de candidatos. El que me da pena es Rafaelito, le falló la estrategia para no ser juzgado, aunque luchó hasta el último minuto, pero como la santa Atamaint es de mi partido, aunque después de la fecha, me aceptó el cambio de Vice. No sé si ellos pagaron lo que Alvarito se negó a pagar.

Ojalá el candidato que, al menos aparenta ser honrado, deje de meter la pata y haga campaña, no de baja ralea sino con criterio para que pueda triunfar y ser electo. De otro modo, seguirá la misma mafia enquistada en el Gobierno, y ¡Viva la robolución de los sapos.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas