• José Fernando Gómez Rosales

La advertencia

¡Los humanos estamos ciegos, o no queremos ver! Sodoma y Gomorra, dos ciudades de la época de Abraham, fueron destruidas por Dios, porque sus habitantes estaban tan corruptos y desbandados, pese a la intersección de Abraham por ellos. Por mirar atrás, la esposa de Lot quedó convertida en estatua de piedra. ¡Dios siempre avisa! Pese a que Haití y Santo Domingo son parte de una sola isla, el Terremoto no afectó más que a Haití. Haití tiene largos tiempos de miseria, hace poco un magnicidio, y se vive una anarquía total. Parece que se pasaron de la raya. Los terremotos afectaron solamente la Región de Haití, cosa curiosa que debería advertirnos que ya es hora de enderezar el rumbo. “Cuando veas la barba de tu vecino rasurar, pon la tuya a remojar”, dice un sabio refrán. Nos hemos dedicado durante más de 70 años a irnos en contra de lo que era normal. La honradez ha sido reemplazada por la viveza criolla, La honestidad, por la “leguleyada”, el amor por la fornicación, la heterosexualidad, por la homosexualidad. Ya se perdió el honor de la palabra. La corrupción es la regla, no la excepción. Ya la gente, en busca de nuevos placeres, comienza a ver como normales, la pedofilia, el aborto, la violación, y se quieren buscar más perversiones; no cumplir con las obligaciones es ser vivo, ser “sapo”. En otras palabras le hemos dado la vuelta a la Torta. Ahora, lo que antes era repudiable, es bueno y ser lo que éramos antes, es ser “giles”, tontos. En una palabra, hemos olvidado para que fuimos hechos. Creo mandatorio volver a ser lo que fuimos y acercarnos a Dios, nuestro Padre, pedir perdón por nuestras faltas y enderezar el rumbo. ¡Ojalá todavía estemos a tiempo! jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente