• José Fernando Gómez Rosales

La mediocridad

Me ha causado mucha pena, leer comentarios desabridos incluso de gente inteligente, sobre la boda del hijo del Vicepresidente de la República del Ecuador, planeada y organizada por Carolina Muzo, a quien felicito y alabo públicamente, por el exquisito gusto y la perfecta preparación de todos los detalles, y lo alto que ha dejado el nombre de Quito, por la exquisitez en todas las delicadezas en la filmación de esta boda que, a no dudarlo, es una ventana más para poner el nombre del Ecuador, en un sitial de honor.

Agradezco a los novios y a la familia del vicepresidente de la República por su decisión de hacerla en nuestra Capital, para darle nombre y lustre a Quito, nuestra hermosa Capital.

Lo que me preocupó, fue que esto haya provocado comentarios desabridos en contra de la Ciudad, la familia, las autoridades, o la creadora, como producto de la mediocridad del medio, en vez de agradecimiento por elevar el nombre del país.

Me ha dado orgullo leer en WhatsApp, del muro de Carolina Muzo, todo el trabajo tan minuciosamente programado y realizado en la planificación y realización de la boda, sin ayudas ni palancas, todo correctamente. La Boda Borrero-Tookes, fue perfecta en todos sus detalles.

En lo único que no estoy de acuerdo con Carolina y creo que no es en desacuerdo en el criterio, sino en el concepto, es en lo de las bodas perfectas. La boda más perfecta, puede ser la boda más sencilla, pues la boda no es la ceremonia, ni la fiesta, sino el verdadero sentimiento de ambos contrayentes. La boda más sencilla, puede ser la boda más hermosa del mundo, pero siempre debe ser, al menos la eclesiástica, ¡PARA TODA LA VIDA!

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente