• José Fernando Gómez Rosales

La ventaja de ser un crápula

Normalmente, un hombre decente, busca tener limpio su apellido y al menos, aparentar ser un hombre honrado, de apellido limpio y bien visto en la sociedad. Las personas que proceden de esta forma, son apreciadas en la sociedad. Pueden tener algo de rabo de paja, pero en general, tratan de servir a los demás, de ser útiles a la sociedad. Cuando ya la persona amoral, el delincuente consuetudinario, cuyo único afán es el de enriquecerse de la forma que sea, alcanza a ver un resquicio por donde realizar sus fechorías, busca enseguida agrandar su cueva de rata para llenarla con los frutos mal habidos, y lógicamente, asociarse con tipos de su calaña, para delinquir mejor y obtener más ganancias.. Indudablemente, este tipo de sin vergüenzas tienen las de ganar en una elección, sobre todo porque no tienen empacho en mentir y aunque están conscientes de las estupideces que ofrecen, no se les arruga el alma al hacer ofertas que saben que es imposible que puedan ser una realidad. Ante un pueblo empobrecido por los asaltos al erario nacional, por los sobreprecios que terminan pagados por el pueblo, porque todo lo que se roban es el dinero que debe servir para obras, si las obras tienen sobreprecio para repartirse entre los gamonales y pillos, nunca les llegará sino llanto y más pobreza a los necesitados y a los pobres. El pueblo es inocente y se ilusiona sólo con la idea de que va a recibir algo. Por eso no reflexiona cuando oye los cantos de sirena de los crápulas, prometiendo lo que saben imposible de cumplir. jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente