• José Fernando Gómez Rosales

Las armas de fuego

En realidad, causa rechazo leer los diarios del país. Todos los días las páginas de los medios escritos se manchan de sangre por los “arreglos” de cuentas, los sicarios y la multitud de crímenes que se cometen todos los días.

En teoría, los ciudadanos no tienen permiso para portar armas y la policía no tiene permiso para disparar. ¿De dónde salen las balas? Al parecer sólo los delincuentes, los narcotraficantes y los políticos con alma de asesinos, son los que tienen permiso para portar armas de fuego. Aparte de ellos, los sicarios, que me imagino que no han de tener permisos, pero que las portan con facilidad.

Me asombra la forma de aplicar la ley en el país. Si alguien es capturado con un arma y tiene padrino grueso, queda libre y con el arma. Si un policía persigue a un delincuente que le dispara y por mala suerte él responde disparando y mata al  delincuente, va preso.

Los derechos del asesino, del delincuente, deben respetarse. Los derechos del ciudadano común, no existen.

Creo que el Gobierno debe revisar seriamente la forma de proceder de las autoridades. Los ajustes de cuentas entre los grupos delincuenciales, eliminan algunos de los miembros de esas bandas, pero los que más mueren son los que desertan y no los grandes capos.

El ciudadano común está desprotegido y creo que hay que analizar bien, antes de tomar una decisión seria sobre el permitir portar armas. El estudio psicológico que se debe hacer a cada individuo antes de permitirle portar armas, debe ser muy exhaustivo, porque hay personas demasiado violentas, a las que no se les debería permitir portar armas.

Por otro lado, también es peligroso que porten armas, personas que no saben manejarlas, o que no saben, o temen usarlas. Recuerdo hace varios años, estando en el Hospital Vernaza, haber atendido a un comerciante de Babahoyo, que salió del hotel de madrugada para regresar a su ciudad y le salió un ladrón. El comerciante portaba un arma, y apuntó al ladrón. El ladrón rápidamente le quitó el revólver y nos llegó el comerciante, a la Emergencia del Hospital, con una bala en la nalga, que le disparó el ladrón luego de robarle.

Si se llega a permitir que los ciudadanos porten armas, será obligatorio tomar cursos para aprender a usarlas, estudios para dominar el temperamento y realizar estudios psicológicos y antes de dar los permisos.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente
Archivo
Buscar por Etiquetas
Siguenos
  • Google+ Basic Square

© 2012-2020 doctorgomezrosales.com                         

  • w-googleplus

   En paz con Dios, con el mundo y conmigo mismo.