• José Fernando Gómez Rosales

Los hombres no son esclavos…

Sin embargo, la indolencia con la que mira el mundo a los abusivos que llegan al poder, hace temer que vayamos a terminar aplastados por esa minoría que va poco a poco dominando el mundo. La tolerancia, la permisividad, el quemeimportismo de nosotros, va permitiendo que los abusadores (verdaderos criminales sin consciencia) vayan sometiendo a pueblos hermanos, a los que engañan con falsas promesas y cuando llegan se eternizan en el poder y asesinan, encarcelan o destruyen a quien se opone a ellos. Lo vimos en Rusia, China, Cuba, países africanos, Nicaragua, Venezuela, Bolivia. Casi lo vivimos aquí en el Ecuador, ya lo está empezando a vivir Argentina y aparentemente, dentro de poco, seguirá Perú y Dios no quiera, Colombia. En Nicaragua, para continuar en el poder, deciden perseguir y apresar a todo posible candidato opositor, y para evitar que el pueblo pueda elegir a otro, nombran a las autoridades que armarán las próximas elecciones, escogidos de entre la gente que está comprometida con el Gobierno. Esta oleada de asaltantes y ladrones que, aprovechando la inconformidad del pueblo, siembran odio en la gente pobre, a la que se está enseñando a vivir de la caridad del Gobierno, gente que prefiere vender su futuro por un mendrugo, vivir recibiendo alimento insuficiente, pero sin trabajar, con tiempo libre para dedicarse a las drogas, donde por ellas y robos consiguen algo para continuar destruyendo sus vidas. Pero el problema no es sólo en América, es un problema mundial. Se busca hacer desaparecer etnias completas, como la etnia uigur, en China. La mano de obra barata de los uigures es una obligación del Gobierno chino. Posiblemente la etnia uigur está destinada a desaparecer. Recordemos a Hong Kong que permanecía como país libre, pero que debía ser devuelto a China, y aún antes de hora, fue anexado a la fuerza. El pueblo se opuso, hasta que no hubo opositores, y tuvieron que aceptar las condiciones de opresión impuestas por el Gobierno chino. Todos estos Gobiernos emplean la fuerza, porque siempre hay personas que reclaman su libertad y sus derechos y tienen que ser sojuzgados por la fuerza. La represión al pueblo venezolano fue tan intensa, que el pueblo, luego de escarbar en la basura, buscando un mendrugo para comer, tuvo que huir del país, si quería sobrevivir. El ser humano es y debe ser libre. Tiene intelecto y tiene capacidad de elegir. Los opresores buscan mantenerlos en la ignorancia, para así poder mantenerlos como borregos que no piensan y poder hacer de ellos, lo que desean. jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente