• José Fernando Gómez Rosales

Los pactos

Los pactos son compromisos que se hacen para poder gobernar. Generalmente las partes ponen lo que cada uno desea lograr, y por medio de ese acuerdo se cede, de ambos lados, aceptando lo que el otro desea y viceversa. Indudablemente los pactos, si son entre gente decente, no pueden ir en contra del país, sino en favor de él. Con ocasión de la elección para la presidencia de la Asamblea, Rafael Correa intentó hacer un pacto con el Socialcristianismo y Creo. En el cual, cedía la Presidencia de la Asamblea, a los socialcristianos, para que puedan cogobernar con el presidente electo, a cambio de rever la prisión de Glas y la formación de una Comisión de la verdad, para revisar las, según él, persecuciones políticas a los asaltantes que durante casi 15 años saquearon el país, en el atraco más grande de los casi 200 años de vida de la Republica del Ecuador. Este “pacto” era claramente una trampa y un pacto en contra del país. Pues era, por un lado, aceptar una mentira. No ha habido, en ningún momento persecución política, lo que ha habido, es persecución judicial a los delincuentes que organizaron una trama completa de robos al Estado. Hay una enorme diferencia entre persecución política y la aplicación de justicia a los delincuentes. Además, aunque ponía a una persona capaz, sería y sin mancha en la Presidencia de la Asamblea, estaba dando a toda la gavilla de ladrones de la década y media, en cierta forma, la razón de la sin razón. Una asquerosa negociación (al estilo Correa), una vergüenza para el país. Esto era inaceptable para la gente honrada. A Dios gracias, este pacto fue anulado, y no se realizó. No es romper un pacto, darse cuenta de que me están robando y concluir rechazando el pacto. Una persona honrada, no puede irse contra sus principios, pactar con la mafia y quedarse tranquilo. Felicitaciones a Guillermo Lasso por actuar prudentemente y salvar al país. En la otra actuación, en el arreglo para la elección de Guadalupe Llori, tranquiliza mucho las declaraciones de la presidenta electa. Eso es exactamente lo que se quiere y se espera de una Asamblea. Ella, en sus declaraciones, sostuvo que su elección no significa un pacto con Creo, partido que voto por su candidatura. Ella señaló, el lunes 17 de mayo, que su elección no significa un pacto con Creo, partido del presidente electo Guillermo Lasso. Ella señaló que trabajará para darle gobernabilidad al nuevo Gobierno, pero que ella ha sido electa, para fiscalizar al Gobierno y que ella cumplirá con su deber. Da gusto saber que quien preside la Asamblea va a ayudar a gobernar el país, pero que va también, a ayudar a asegurar el buen trabajo del Gobierno y a fiscalizar sus actuaciones. Eso nos da la seguridad de que al menos, en esta vez, vamos a tener un Gobierno que no va a ser como los últimos, un Gobierno de “alza manos” cómplices del atraco, vendidos al mejor postor. Este va a ser un ejemplo para Latinoamérica de seriedad, honradez y decencia. La cara opuesta a lo que estábamos viviendo. Ahora se comprende porqué Guadalupe Llori, era una piedra en el zapato para Rafael Correa, y porqué el Gobierno correísta hizo todo lo posible para destruirla, pero su pueblo, la gente de su provincia insistió en reelegirla, porque sabía de la calidad moral de Guadalupe. jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente