• José Fernando Gómez Rosales

No es debilidad, ¡es fortaleza!

Algunas personas califican como debilidad, el poder De Dios, para vencer al maligno. ¡En realidad, es todo lo contrario! Es estar seguro de que Dios existe, que Dios es Nuestro Padre, que nos ama y nos protege. A lo largo de toda la Biblia, lo ha demostrado paso a paso. Su propio Hijo nos enseñó a orar y a pedir, y a lo largo de la Historia nos lo ha demostrado una y otra vez, hasta el cansancio, y los humanos hemos visto y palpado el poder de la oración. ¿Por qué dudamos? Tenemos el poder. Recuerdo hace unos años nos reuníamos grupos bastante grandes a rezar Rosarios y a pedir. ¿Qué pasó con nuestra Fe? Es cierto que el Demonio sagazmente logró evitar las reuniones masivas, pero cada ser humano es un altar, es una Iglesia, y aunque sea individualmente, podemos pedir y si todos estamos pidiendo lo mismo, el valor de nuestra oración crece hasta el infinito. ¡No nos olvidemos de pedir!, pero hagámoslo correctamente: Recordemos siempre que Dios es nuestro Padre y que Él nunca nos abandona. Hay que pedir con Fe, con la seguridad que estamos siendo oídos por Él. Ante muchos ignorantes podemos hacer un papel que podría ser interpretado como ridículo y pueden insultarnos, pero la verdad siempre triunfa y si pedimos correctamente, sin odio y ¡CON AMOR!, veremos cumplidos nuestros deseos. No nos desmayemos, ni nos desesperemos porque las cosas no ocurren como nosotros quisiéramos que ocurran. Dios sabe mucho mejor que todos nosotros, cuál es el mejor modo de hacerlo. Dejémoslo actuar, pero eso sí, ¡NO DEJEMOS DE PEDIR! ¡Valoremos nuestra Religión! Cuando se lo ama en verdad, Dios nunca ha abandonado a su pueblo. Él sabe cómo librar a su pueblo de cualquier desgracia. Con desesperarnos, no logramos nada. Creamos con firmeza y pidamos. Abstengámonos de pedir el mal. Pidamos con amor y con fe. Con la absoluta seguridad de que Él siempre nos escucha, Y ¡SEAMOS GRATOS! jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente