• José Fernando Gómez Rosales

¿Qué le pasó?

Realmente no logro, por más que trato, encontrar un motivo, una razón que me explique la actitud y el accionar de mi buen amigo Jaime Nebot. A Jaime lo ha caracterizado siempre su actitud recta y decente, su hombría de bien, su pensamiento claro y diáfano, su frontalidad para decir y hacer las cosas. Por ese lado, si algo de lo que se dijo o hizo, lo afectó, podría comprenderlo, pero Jaime ha demostrado toda la vida ser un hombre inteligente, capaz, amante de la democracia y ecuatoriano de cepa, por los cuatro costados. Jamás se pudo decir que Nebot pudiera hacer tratos con piola, o pescar a río revuelto, o aliarse con delincuentes...

Jaime fue nuestro Alcalde y demostró en sus tres alcaldías y en la forma de llamar la atención a la alcaldesa, por la que votamos para que continúe su labor, una integridad, amor a la ciudad y al país. Demostró su capacidad para gobernar y su hombría de bien, en todos sus actos en la alcaldía. Demostró que se puede manejar bien una ciudad con un gasto mínimo y bien administrado. Dejó la Ciudad a cargo de Cynthia, y cuando ella perdió la cabeza, Jaime intervino, para corregir su actuación.

Una reacción, como la que tuvo Nebot, por el pacto que no se realizó con Lasso y Correa, me dejó atónito. Hasta llegue a preguntarme que nexo pudiese tener Nebot con Correa, para que se enfurezca por la no realización del pacto. Indudablemente, Kronfle es un gran empresario, gran amigo y una gran persona. Un hombre honesto y capaz, que hubiera sido un brillantísimo Presidente de la Asamblea, pero para lograrlo, entregar al país amarrado de pies y manos a la corrupción, al narcotráfico, a la deshonestidad y a la pillería, representada por un pacto con Correa, sería lo más insensato que se podía hacer.

A Dios gracias, Lasso retrocedió cuando vio el alcance del pedido de Correa.

Comprendo la contrariedad de Nebot, por la frustración y la pérdida de la candidatura, pero también creo que las pretensiones y el precio que quería cobrar Correa, estaba más allá de la honestidad y la decencia. Era imposible aceptar, a menos que pretendiéramos actuar a lo Correa.

La actitud de prohibir a la gente de su partido colaborar con el Gobierno que él ayudó a llegar a Carondelet, me parece que es quitar al Gobierno, la colaboración de gente de bien, proba e inteligente y retirar su valioso aporte personal, es otro error de Jaime.

No puede ser que nos dejemos embaucar otra vez por el enemigo número uno del Ecuador y le demos alas para creer que puede seguir haciendo un daño tremendo a nuestro país.

Pido a todos los ecuatorianos que depongamos estas actitudes bélicas, y nos unamos como un puño, para golpear a la corrupción y eliminarla completamente del léxico político de nuestro país.

Reflexionemos por un instante en lo que se ha logrado. Hemos vencido, con mucho esfuerzo a todo lo malo que ya se había entronado en el país. Hemos logrado poner un Presidente brillante, muy bien intencionado, con ganas de levantar el país. Esta es la oportunidad de oro para darle al país un norte y un camino que pueda ser seguido después por los que vendrán a continuación.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente