• José Fernando Gómez Rosales

Solución en vez del asesinato

¡No se puede perder la moral! Un país de amorales, es un país de asesinos, enceguecidos por el dinero, gente a la que lo que le importa, es saciar su insaciable apetito en todos los aspectos. Ahí se reúnen los narcotraficantes, ladrones, asesinos, sicarios, toda la basura humana que busca sólo enriquecerse sin importar en qué forma. Desgraciadamente en el mundo, ese grupo ha ido ganando adeptos y ahora su corrupción ha comenzado a extenderse cada vez más y más. Pero este artículo no es para amargar, sino para comenzar a hablar de soluciones. Comencemos buscando solución al asesinato de los niños del vientre materno. Se ha hablado mucho de buscar despenalizar el aborto por violación. Seamos claros. ¡Embarazo por violación no es un problema real! ¡SÍ! Sí existe el embarazo por violacíón, ¡nadie lo niega! , pero es menos del 1% de los abortos. Muchísimos abortos son debidos a otro tipo de embarazos. El ambiente sexualizado en el que vivimos actualmente, con la carga erótica por todos los medios hablados, escritos, programas de televisión, canciones, música, bailes, revistas, internet, etc., carga tanto el ambiente, que hombres y mujeres caen en sus redes y mucho más los jóvenes, en los que la curiosidad y el despertar hormonal, los hipnotiza y los atrapa. El asesinar niños, no es ninguna solución. Antes bien, agrava el problema y aumenta el daño en forma exponencial. Las asesinas inmisericordes, las que tienen el alma retorcida y que encuentran placer en el asesinato, lo ponen como solución. Creo que necesitamos un cambio hacia lo racional. Para los embarazos por violación, o embarazos no deseados, creo que la solución son casas de acogida, para las chicas que salen embarazadas. Primero, creo que es necesario la educación, para enseñar las técnicas para evitar el embarazo, no para asesinar. Es preferible el uso de anticonceptivos y no usar dispositivos que impidan la implantación del ovulo fecundado. Con esto se quita un 30% de los “embarazos por violación” y muchos de los por descuido. El siguiente paso, ¡es del Gobierno! La creación de Casas de acogida, que atienda a estas niñas que fueron engañadas o que salieron embarazadas por muchachos que en verdad no las amaban sino que buscaron divertirse con ellas. Las parejas que si se amaban, pueden formalizar su relación, y punto. Para esta solución, es necesario hacer algunos cambios. Este es un país en el que las leyes son una obstrucción y no una solución. Esta es una cruel y dura realidad. El sistema de adopción en este país, es tan complicado, por las pillerías que ocurren. Hay que agilizar los trámites, estudiar bien a los futuros padres adoptivos, hacer una lista de espera regional ¡y entregar a los niños a los dos o tres meses de nacidos, o menos, si es posible! He seguido a varios niños adoptados aquí y en el exterior y puedo asegurar que cuando el niño está con sus padres adoptivos desde temprana edad, se desarrollan mucho mejor y sin complicaciones, que cuando salen de orfelinatos donde han permanecido años, adquiriendo vicios y traumas que van a influir en sus vidas más tarde. La solución es sencilla, pero requiere gente responsable, que trabaje, que investigue seriamente a qué hogar va a ir cada niño. jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente