• José Fernando Gómez Rosales

Una Propuesta Racional

He recibido un Whats’Up, indicando que una Universidad acoge la propuesta de Simón Espinosa Cordero, para derogar la Constitución de Montecristi, del 2008 y reemplazarla por la de 1998.

Considero que este pedido es URGENTE y que es la solución rápida y efectiva contra el engaño que sufrimos los ecuatorianos, con la Revolución Ciudadana.

En esa forma, volveríamos a la situación en que estábamos antes de la fatídica década estafada y robada.

Envío a continuación el Whats’Up.

LA UNIVERSIDAD INTERNACIONAL DEL ECUADOR ACOGE PROPUESTA DE SIMÓN ESPINOSA CORDERO PARA DEROGAR LA CONSTITUCIÓN DE 2008 Y REEMPLAZARLA POR LA DE 1998. Fernando Córdova Bossano

29 nov/2020

Por favor dígnese difundir:

Se abre una poderosa y estimulante esperanza para el pueblo ecuatoriano, agobiado por la incertidumbre y martirizado por la pobreza, agudizada, incluso, por una pandemia cruel. Y ella está dada por el reciente vínculo formulado entre la prestigiosa Universidad Internacional del Ecuador (UIDE), bajo la rectoría de Gustavo Vega Delgado, y Simón Espinosa Cordero, junto al Grupo académico que le respalda, para lograr a través de un referéndum constitucional derogar la Constitución de 2008, que nos arrancó de la civilización Occidental eliminando expresamente el Estado de Derecho y, en la práctica, destruyendo la República y, en unidad de acto, poner en vigencia la Constitución de 1998, que consagra específicamente el Estado de Derecho y la República y en la que no existe ese embeleco llamado Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, siendo la más avanzada de todas en derechos, libertades y garantías. A esta batalla cívica están listos para unirse otras universidades y académicos, intelectuales, movimientos sociales, inteligencias y patriotas que se sienten incentivados por la trascendencia de tan noble ideal.

Por eso aspiramos que la propuesta de Simón Espinosa Cordero pueda tener la acogida de la mayoría de los compatriotas porque abrirá para ellos y sus familias un nuevo horizonte de desarrollo, empleo y dignidad en el futuro.

En todas las naciones y en el Ecuador, bien sabemos, la Academia tiene una importancia fecunda de presente y una proyección de futuro porque constituye una síntesis y desarrollo a la vez del saber, del conocimiento, de la enseñanza y el aprendizaje, del pensamiento, la investigación, la experiencia y de la vinculación con la sociedad. La Academia forma parte de la cosmovisión y de la cultura, que es la huella vital de los pueblos en su periplo por los tiempos y permite la concientización del pasado, el presente y el futuro previsible o deseable. De ahí la importancia de que, por vez primera en nuestra historia, sean la Universidad, la Academia y los académicos, antes que la política y los políticos - que, incluso, llegaron a importar la franquicia de la Constitución de Montecristi -, los que asuman la responsabilidad de estudiar la Propuesta y presentarla a la ciudadanía ecuatoriana con sus sapientes aportes y reflexiones.

*Por ello, la Propuesta llevará en su seno una gravitante fuerza intelectual, moral y cívica, vinculante e inspiradora para todos los ecuatorianos.*

Por tanto, este reemplazo constitucional será un paso inmenso –un antes y un después y un dilema entre el ser o no ser- para los ecuatorianos y para la vida promisoria que anhelan con justicia social, libertades, empleo, democracia, separación de poderes, trabajo digno, salario adecuado, inversión nacional y extranjera sin la cual no existe desarrollo posible ni transferencia de tecnología e innovación ni menos empleo y calidad de vida satisfactoria. Por eso, para cada compatriota el voto debe ser la llave que abra la puerta de un mejor futuro. Por eso también el pueblo, oportunamente, en calles, plazas y caminos deberá solicitar o exigir al presidente de la República que convoque a tal referéndum, luego de contar con el dictamen favorable de la Corte Constitucional sobre la procedencia de la pregunta. Y la respuesta afirmativa a la pregunta sobre poner en vigencia la Constitución de 1998 y derogar la de 2008, pues la tienen ustedes, personas de carne y hueso, de sentimientos y pensamientos, de frustraciones y esperanzas, de dolores y alegrías. Ustedes y sólo ustedes.

Procedamos, pues, en consecuencia y concentrémonos todos en mejorar patrióticamente al Ecuador junto con nuestras vidas.

Debemos Apoyar su Vigencia previo el cumplimiento de las formalidades de rigor.

Y, por tanto, cumplir y hacer cumplir la Constitución de la República del Ecuador y las leyes que no contravengan a sus principios.

Ojalá esta petición tenga acogida y podamos salir de fango en que estamos.

jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente