• José Fernando Gómez Rosales

Wilfrido Vargas y la Asamblea

Bellita Jiménez y varias otras y otros miembros de la Asamblea, más parecen bailarines de Salsa o como se llame el baile de las canciones de Wilfrido Vargas, como la Canción “Qué hiciste, abusadora”. Estos asambleístas se pasan de la raya, haciéndose cirugías plásticas y otros pagos, con el dinero de las personas a las que contratan para pagarles por medio del Gobierno. ¿Es que ahora la “técnica”, es abusar de las personas a las que doy trabajo? Habrá algo más bajo y ruin? ¿El salario que se les paga no les alcanza? ¿Es tanta la avidez que este acto se repite una vez, otra y otra? ¿Se acabó la gente honrada que entra a trabajar al Gobierno? ¿SON, EN VERDAD NECESARIAS ESAS PERSONAS, O SON PIPONES, A LOS QUE SE LES PAGA SIN TRABAJAR? Wilfrido Vargas, se los recuerda una vez, otra y otra: “¿Qué hiciste?, abusadora, ¿qué hiciste?, abusadora, ¿qué hiciste? abusadora”, ¿será factible que sean tan desvergonzados? No me refiero a nadie en particular, pues estos casos son el trajinar de cada día en la Asamblea, y salpica por todos los costados y a todos los niveles. Lo que me preocupa es que si así son las cosas en el personal del Comité de Ética, como será en el resto del Gobierno? La Asamblea debería ser el espejo donde se mira el Gobierno, pues es la que está ahí, para fiscalizar al Gobierno. Si estos son los jueces, ¿a quien vamos a juzgar? ¿A los honrados? Tenemos prefecta y alcalde con Grillete (que indica que al menos parece, que eso es lo deseable), ellos tienen poder, porque son AUTORIDAD. Cambiaron las normas de decencia, y ahora es delincuencia ser honrado? jgomezr@hotmail.com

Lo mas Destacado
Reciente